Soy una fotógrafa de 22 años, la rara de la familia, enamorada del arte desde que era pequeña.
Descubrí la fotografía con 13 años, mientras hacía los deberes de Matemáticas y Química.
Por aquel entonces no sabía lo que significaba crecer, pero pensé que quería hacerlo con mayor libertad, como la libertad para preparar tu propio desayuno, llevar pintalabios o andar con tacones.
Cuando tenía 5 o 6 años, mis padres me pedían que les hiciera las fotografías durante nuestros viajes. Recuerdo lo mucho que me fascinaba la cámara de película de plástico barata, con todas las aberraciones cromáticas y las superficies granulosas. Al igual que Neil Armstrong dejó su huella en la luna, yo dejaba la marca de mi dedo en la esquina de la imagen.
Poco tiempo después descubrí que los humanos también pueden ser inmortales. Por aquel entonces había leído que las medusas no mueren. ¿Pero cómo podían vivir las medusas para siempre y los humanos no?
Nunca fui capaz de elegir un género de la fotografía. El mundo es demasiado grande para que quepa en un paisaje o en un retrato. Necesita que lo pinten con tanta luz que haría que el sol se quedara ciego eternamente.


Sitios web:  http://www.feliciasimionphotography.com

Los premios de Felicia Simion